TIC, TAC Y TEP EN ENTORNOS VUCA

Los niños que inician hoy su vida escolar se verán expuestos a lo largo de su vida de forma exponencial a la tecnología. Han nacido en un mundo donde los dispositivos tecnológicos son cada vez más inteligentes, donde se almacenan y comparten inmensas cantidades de información en “la nube”, donde se generan datos y se analiza a una velocidad impensable hace sólo unos años, donde ya existe el “Internet de las cosas” y dónde la Inteligencia Artificial tiene cada vez más papel en la gestión de las actividades humanas. (1)

Desde el punto de vista de la Neurociencia y de la Psicología, ya se comienzan a leer aportaciones sobre cómo de diferentes serán sus mentes respecto a las de sus padres “Millenials” o sus abuelos de la “Generación X”.

Esta mayor inmersión tecnológica motivará sin duda nuevas formas de pensar y de hacer, proporcional  a la velocidad de los cambios tecnológicos y fundamentada en el concepto de plasticidad cerebral, y los contextos educativos no se mantienen al margen de ello.

Desde el mundo de la empresa ya hace años que las organizaciones se mueven, se diseñan y se transforman en entornos “VUCA” (acrónimo de Volatility, Uncertainty, Complexity, Ambiguity). Este término tiene su origen en el ejército estadounidense, donde en los años 90 se acuñó esta expresión para referirse al tipo de entorno o realidad para la que debían prepararse. Sin lugar a duda estas van a ser las características del futuro. El mundo que vivimos cambiará cada vez con más celeridad,  será cada vez más imprevisible, complejo y difícil de interpretar.

Desde el ejército americano,pasando por las organizaciones,llegando hasta las aulas, como opina J.A Marina, lo que es cierto es que vivimos en entornos VUCA y la complejidad e incertidumbre en una sociedad que avanza siguiendo la rápida evolución del desarrollo tecnológico es incuestionable.(2)

El debate sobre si estos cambios rápidos e inciertos  son buenos o malos para nuestro cerebro y para nuestro aprendizaje está servido: ¿nos hace la tecnología más “inteligentes” o más dependientes de ella? ¿tenemos actualmente habilidades que hace 100 años nuestro cerebro no tenía? ¿los niños que se educan inmersos en dispositivos tecnológicos aprenden menos y se distraen más? ¿son las TICs un elemento distractor en contextos de aprendizaje o un elemento impulsor de la adquisición de conocimiento?, ¿jugar a videojuegos es perjudicial para los niños o desarrollan ciertas capacidades con su uso? ¿nos hace la tecnología más sociales y felices, o al contrario?

Si bien, la incorporación en las aulas de las TICs ya cada vez menos es un motivo de debate, su aplicación en educación genera dudas y suspicacias acerca de su efecto positivo o negativo en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Los gobiernos y entidades educativas privadas se han ocupado de invertir grandes cantidades de dinero en dotar a los centros educativos de estas TICs, y aunque han surgido posturas críticas acerca de la necesidad  de no poner el foco en las novedades tecnológicas, éstas se han visto silenciadas por aquellas que argumentan que las TIC podrían mejorar notablemente la educación si fuesen utilizadas de forma adecuada y explotado todo su potencial.

Las TICs, propias de una sociedad de la información, han conseguido transformarla hasta tal punto de convertirla en una sociedad del conocimiento, donde el acceso fácil y rápido a la información nos permite acercarnos a éste para así pasar a gestionarlo.

Esto abre una nueva perspectiva en el ámbito educativo, ya que cada individuo (docentes y alumnos) se convierte no sólo en consumidor de información y conocimiento, sino que a su vez se transforma en creador de nuevo conocimiento listo para ser consumido por otros.

Por tanto, las TIC se pueden convertir en TAC, dentro del ámbito educativo, por su impacto en la autenticidad de la experiencia educativa del alumno y su motivación hacia el aprendizaje. Algunos autores hablan también de Tecnologías del Empoderamiento y la Participación (TEP) (Cabero, J, 2014) (3)

Para Cabero, el uso de la tecnología desde la perspectiva de las TIC es fundamentalmente percibida como facilitadora y transmisora de información y recursos educativos para los estudiantes, y desde esta posición los conocimientos que deberemos tener para su uso se centrarán en el dominio técnico e instrumental de la tecnología. 

Desde la posición de las TAC, implica su utilización como instrumentos facilitadores del aprendizaje y la difusión del conocimiento. En este caso se trata de centrar su utilización hacia lo formativo, tanto para docentes como para discentes, con el objetivo de aprender de manera más significativa. Así pues, las competencias necesarias ya no son sólo tecnológicas sino metodológicas.

Por último, desde la posición de las TEP, se trataría de percibirlas no como meros recursos educativos, sino también como instrumentos para la participación y la colaboración de docentes y discentes, que además no tienen que estar situados en el mismo espacio y tiempo. Desde aquí la competencia del docente será la de diseñar escenarios de aprendizaje , colaboración y construcción del conocimiento.

Esta faceta de los alumnos y docentes como creadores y curadores de contenidos y de conocimientos, necesita de habilidades cognitivas específicas para este tipo de tareas, que a su vez son mediadas por dispositivos y contenidos digitales que también requieren de habilidades perceptivas y cognitivas diferentes a las que se usaban en las escuelas en la era “pre-digital”.

De igual modo que nuestro cerebro “recicló” hace unos 3000 años algunas estructuras neuronales ya existentes para el aprendizaje de algo nuevo, cultural y social como fue la escritura, ¿lo hará para aprender con los medios tecnológicos y digitales? 

Bibliografía

  1. Hotwire. Wired Consulting. “Entendiendo a la Generación Alfa”. (2018)
  2. Marina. J.A. “Educación en un entorno VUCA”. Revista Universo UP (2014)
  3. Cabero Almenara, J. “Reflexiones educativas sobre las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC)” Revista de Tecnología , Ciencia y Educación, Num. 1. (2015)